Última actualización: 02/07/2017 Contenidos: Comisión de Sitio Web de la Academia Desde el 1.º de junio de 2015, en todo su material gráfico y en su sitio web, la Academia Nacional de Medicina utiliza el nuevo logo oportunamente aprobado por la Asamblea  Plenaria. Para conservar la fidelidad histórica, en todos los contenidos del sitio anteriores a dicha fecha, se mantuvo el logotipo que se utilizaba en el momento de su publicación.

HISTORIA DE LA ACADEMIA NACIONAL DE MEDICINA DEL URUGUAY.

Antecedentes Desde su fundación en 1724,  hasta la séptima década del siglo XX, en Montevideo hubo seis intentos de creación de una Academia de Medicina.   1º.- El primero constituyó una iniciativa muy avanzada para una ciudad muy joven (sólo tenía seis décadas de fundada), por lo que, aunque tuvo un resultado efímero, merece una mención detallada. Por aquellos años, en el hemisferio norte, el Reino Unido reconocía la independencia de los Estados Unidos de América, y en Francia se imponía la Ilustración, con sus principios de la razón, la igualdad y la libertad, dos hechos que en 1779 conducirían a la Revolución Francesa. En España reinaba Carlos III de Borbón, que realizó importantes reformas inspiradas en las ideas de la Ilustración, pero a condición de conservar su poder absoluto y el orden social tradicional. Hacia 1776-77, como parte de esas reformas, en la administración de las posesiones de la Corona española en América, con la parte meridional del extenso territorio del primitivo Virreinato de Perú, decidió crear el Virreinato del Río de la Plata, y estableció su capital en Buenos Aires. En esta ciudad actuaba el Doctor Miguel Gorman (1736- 1819), un médico muy competente que nació en Irlanda y se formó en Francia, en las facultades de Medicina de Reims y de París. Ya graduado se radicó en Madrid, donde revalidó su título ante el Protomedicato (tribunal examinador de médicos) local y tuvo un ejercicio profesional destacado, por lo que accedió a cargos públicos de responsabilidad y a un sitial de la Academia de Medicina. En 1777 vino al Río de la Plata en calidad de  Primer Médico de la poderosa expedición de 116 barcos al mando del primer virrey del Río de la Plata Pedro Antonio de Cevallos Cortés y Calderón, enviada por el rey de España para “tomar satisfacción á los portugueses por los insultos cometidos en mis provincias del Rio de la Plata”. En octubre de 1777, después de una campaña militar en el sur de Brasil, Rocha y Colonia, el virrey Cevallos se estableció en Buenos Aires, donde Gorman volvió a destacarse por su competencia profesional. Por ello el nuevo virrey Juan José de Vértiz y Salcedo, un hombre inteligente y generoso que sucedió a Cevallos cuando éste regresó a España, con la anuencia del Rey le concedió la  residencia definitiva en el Virreinato. Visto el “deplorable estado de la medicina en estas partes”, Gorman comenzó a planificar la práctica y enseñanza de esta profesión. Para ello aconsejó al Virrey Vértiz la creación del Protomedicato de Buenos Aires. En 1779 éste lo nombró catedrático de Medicina y en 1780 "Protomédico General y Alcalde Mayor de todas las facultades de Medicina, Cirugía, Pharmacia y Phlebología".  El 17 de agosto de 1780 en el Cabildo se realizó la ceremonia de inauguración del Protomedicato,  primer paso de la organización médica en el Río de la Plata. Está representada en el cuadro de  Antonio González Moreno "Oración solemne en ocasión de la feliz inauguración del Tribunal del Protomedicato en la ciudad de Buenos Aires. Autor: Miguel Gorman", que adorna el Aula Magna de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires. Muestra una amplia habitación con un estrado con dosel, en cuyo fondo está colgado el retrato del rey Carlos III; en el estrado están sentados el Virrey Vértiz, y a sus lados el Deán, el Intendente General de Ejércitos y Superintendente de la Real Hacienda y otras personalidades. El Dr. Gorman, con vestimenta de colores claros, de pie sobre los escalones de acceso al estrado, acaba de prestar juramento como Protomédico y, en actitud solemne, lee una oración en latín alusiva al acontecimiento. Gorman no limitó sus iniciativas para mejorar la Medicina a Buenos Aires. A pesar de que Montevideo todavía era una pequeña ciudad amurallada que protegía el pequeño puerto de su bahía, y de que tenía poco más de cinco mil habitantes (entre un sexto y un octavo de la población de la ciudad de Buenos Aires), decidió fundar en ella una Academia médica con el fin de que  sirviera para “estímulo de los peritos, instrucción de los curanderos y expulsión de los inútiles.”  La instalación de esta Academia tuvo lugar en los últimos días de 1783 o primeros de 1784, en presencia del Virrey Vértiz, que viajó especialmente desde Buenos Aires a Montevideo para la ocasión, lo que prueba la importancia que se dio a este singular acontecimiento. Dos meses después, el 7 de marzo de 1784, el Virrey Vértiz pidió ser transferido a España.  Fue sustituido por Nicolás Francisco Cristóbal del Campo, Segundo marqués de Loreto. Este hombre era la antítesis intelectual y moral de Vértiz y obstaculizó o anuló todas las iniciativas de  Gorman, entre ellas la recién nacida Academia de Medicina de Montevideo que, en consecuencia,  tuvo una vida muy corta. 2º.- El segundo intento para crear una Academia de Medicina en Uruguay recién tuvo lugar ciento treinta y un años después, en 1915, luego que Uruguay logró su independencia y terminó con los incesantes conflictos político-militares del siglo XIX. Ese año en Europa se desarrollaba la Primera Guerra Mundial; Uruguay se vivía el período de paz que siguió a la revolución de 1904, y un ciclo floreciente de la economía, que el país aprovechó para institucionalizarse, para consolidar la democracia, y para apostar fuertemente a la educación. En ese contexto el Dr. Américo Ricaldoni, Profesor de Neurología de la Facultad de Medicina de Montevideo, al finalizar el segundo período como  Decano elevó un Proyecto de creación de la Academia de Medicina que dejó establecida en los estatutos de la Facultad como una dependencia más de ésta. El proyecto no prosperó porque no se consideró compatible con la organización, gobierno y funciones de ambas entidades. 3º.- En 1936 durante la presidencia de Gabriel Terra hubo un tercer intento, pero las dificultades políticas del momento impidieron que se concretara. 4º.- El cuarto intento fue obra de Camilo Fabini (1906-1990), uno de los médicos uruguayos más destacados y discretos del tercio central del siglo XX. Fue docente de la Facultad por un corto período. Fue miembro muy activo del Sindicato Médico del Uruguay con actuación en la División Científica, como Presidente del Comité Ejecutivo y como autor del proyecto del Fondo de Solidaridad Social. Fue Subsecretario y más tarde Ministro de Salud Pública. Y, finalmente, fue senador por varios períodos legislativos. En 1958 Fabini presentó en su Cámara un proyecto de ley que proponía la creación de la “Academia Nacional de Ciencias Médicas”. El proyecto fue aprobado por el Senado y pasó a la Cámara de Diputados, en la que su trámite se detuvo y en 1963 se mandó a archivar. 5º.- El quinto intento se produjo en 1963 por iniciativa del Consejo Nacional de Gobierno. Coexistió con el precedente pero, como él, tampoco prosperó. 6º.- El sexto intento data del año 1974. Fue el único que resultó exitoso; en el proceso de casi tres años que se resume a continuación, dio origen a la actual Academia Nacional de Medicina. Proceso de creación de la Academia Nacional de Medicina. A principios del año 1974, el Profesor Raúl F. Vaccarezza, primer Profesor Titular de la Cátedra de Tisioneumonología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires y miembro de número de la Academia de Medicina de esa ciudad, sugirió a su amigo el Profesor Fernando Gómez realizar gestiones para la creación en Montevideo de una Academia Nacional de Medicina, porque la consideraba  como una necesidad rioplatense. El Profesor Gómez recibió la idea y realizó gestiones, mas no quedó registro de las mismas. El 15  de mayo de ese mismo año, el Doctor Mario Arcos Pérez presentó en el Consejo de Estado que integraba, un Proyecto de Ley que proponía crear  una Academia Nacional de Medicina. El Consejo lo aprobó el 27 de agosto, y el 3 de setiembre el Poder Ejecutivo  promulgó la ley de creación de la Academia, que lleva el número  14.260. En su artículo 4º, dicha ley establece que las condiciones para ser elegido Miembro Titular o de Número de la Academia, son: Ciudadanía natural o legal en ejercicio. Personalidad moral reconocida públicamente. Actuación descollante en las ciencias médicas o en el ejercicio de la docencia en las disciplinas médicas. Autoría de trabajos científicos publicados o presentados en sociedades médicas, o haber contribuido al progreso de la Medicina en la dirección de institutos técnicos o en establecimientos consagrados a la asistencia de enfermos. Para la organización inicial de la Academia, la mencionada ley dispuso crear una Comisión temporaria de cuatro miembros que se integró con: un delegado de la Universidad de la República y Presidente nato con voto decisorio en caso de empate, el Dr. Ricardo Rímini. un delegado de la Facultad de Medicina, el Profesor Ciro Jaumandreu. un delegado de la Asociación Médica del Uruguay, el Profesor Emérito Fernando Herrera Ramos. y un delegado de los Profesores Eméritos de la Facultad de Medicina, el Profesor Fernando Gómez. El  15 de julio de 1975 esta Comisión, cuyo cometido era designar a los siete primeros Miembros Titulares de la Academia en vías de formación, elevó al Ministerio de Educación y Cultura los nombres de los siguientes candidatos, Profesores Eméritos de la Facultad de Medicina:  José Luis Bado, José Estable, Frank Hughes, Eduardo Palma, Alfredo Ramón Guerra y Manuel Rodríguez López. El 2 de setiembre de 1975 el Ministerio refrendó la resolución de la Comisión, y el 30  de abril de 1976 les dio posesión de sus sitiales, y les encomendó seleccionar trece candidatos adicionales para que la Academia tuviera los veinte miembros que la ley le marcaba como mínimo necesario para funcionar. Estos siete primeros Académicos convocaron a todos los Profesores Eméritos de la Facultad de Medicina para obtener un orden preferencial de candidatos, mediante voto secreto. Se integró una Mesa Directiva provisoria, integrada por Eduardo Palma (presidente) y José Estable (secretario), y se fueron integrando a la Academia figuras relevantes de la Medicina Uruguaya.  Hubo algunos fallecimientos como los de los Académicos José Estable y Manuel Rodríguez López, que se habían esforzado para acelerar los trámites de puesta en marcha de la Academia. Finalmente, el 27 de diciembre de 1976, tuvo lugar el acto fundacional de la Academia Nacional de Medicina, en una solemne ceremonia pública en la que el Ministro de Educación y Cultura, Daniel Darracq, dio posesión de sus cargos a los primeros veinte miembros titulares o de número: Román ARANA IÑIGUEZ. Héctor ARDAO. José Luis BADO. Roberto CALDEYRO BARCIA. José Manuel CERVIÑO. Manlio FERRARI. Fernando GÓMEZ. Fernando HERRERA RAMOS. Frank HUGHES. Ciro JAUMANDREU. Raúl LEBORGNE. Juan E MACKINNON. Eduardo PALMA. Fortunato RAMÍREZ. Alfredo RAMÓN GUERRA. Pedro REGULES. Ricardo RÍMINI. Raúl RODRÍGUEZ BARRIOS. Federico SALVERAGLIO.  Rodolfo V TALICE. Desde entonces hasta la fecha la Academia extendió a treinta y cinco el número de sitiales de Académicos de número que están ocupados, en la forma que se resume en la tabla que sigue: La Academia tuvo dos Presidentes de Honor: los Académicos Ciro Peluffo y Antonio Borrás, cuyas trayectorias, méritos y obras se encuentran en otros lugares de esta página web. Y, finalmente, nombró los siguientes Académicos Eméritos, Honorarios y Correspondientes: ACADÉMICOS EMÉRITOS. Fernando MAÑÉ GARZÓN Milton MAZZA Héctor MAZZELLA   ACADÉMICOS HONORARIOS. Uruguay Hermógenes ÁLVAREZ Mario BERTA Luis M BOSCH DEL MARCO Washington BUÑO  Dinorah CASTIGLIONI Juan J CROTTOGINI (no aceptó la designación) Juan Carlos DEL CAMPO Camilo FABINI Carlos FORRISI Rafael GARCÍA CAPURRO María HORTAL Roberto LÓPEZ SOTO Julio NIN Y SILVA Juan RAVERA Antonieta REBOLLO Germán RUBIO Carlos STAJANO  Roberto VELASCO LOMBARDINI Julio VIOLA PELUFFO Alemania Gunther OBE   Erich SALING Argentina Angel BRACCO Eduardo CASTILLA Jorge GARCÍA BADARACCO Hernán HERRERO  Egidio MAZZEI Pablo NEGRONI  Alfredo PAVLOVSKY  José PETROLITO Carlos REUSSI  José RIVAROLA Horacio RODRÍGUEZ CASTELLS Julio  URIBURU Enrique  VIACAVA Diego ZABALETA  Brasil Salvador CELIÁ  Chile Amador NEGHME España Elio  GARCÍA AUSTT Marcos GÓMEZ SANCHO  Antonio PUIGVERT  Estados Unidos Jorge Luis LOCKHART SURRACO José P SEGUNDO  Peter WERNICK Francia Jean BERNARD Henri BRICAIRE  Stanislas DE SEZE Pierre LOUISOT Israel Ernesto LUBIN Japón Katzuo MAEDA Venezuela Miguel PATETTA QUEIROLO MIEMBROS CORRESPONDIENTES. Uruguay Juan BONIFAZIO Norberto CERRUTI Ismael CONTI DÍAZ Humberto CORREA Arón NOWINSKI María Teresa ROTONDO Alemania Markus BUCHLER Juergen WEIS  Argentina Fortunato BENAIM  Abraam SONIS  Estados Unidos de América Sanjeev ARORA José BILLER Richard FINE Portugal Duarte NUNO VIEIRA  Actividades y realizaciones de la Academia desde su fundación. Desde 1977, año de su puesta en marcha, hasta la fecha, la Academia tuvo un funcionamiento regular y continuado. En su primer año realizó el primer llamado al Gran Premio Nacional de Medicina, otorgado por el Ministerio de Educación y Cultura. Y se posicionó en el medio académico regional, mediante el establecimiento de relaciones: con la Academia de Medicina de Buenos Aires, con la que acordó la realización de encuentros anuales alternativamente en Montevideo y Buenos Aires. y con las Academias de Brasil, Colombia, Córdoba, Chile y Perú. Además se integró a la Asociación Latinoamericana de Academias Nacionales de Medicina, España y Portugal  (ALANAM),  entidad sin propósito de lucro que se fundó en 1967 en Bogotá (Colombia) para velar por la excelencia en el ejercicio de la Medicina, y realizar esfuerzos conjuntos en favor de la enseñanza y la investigación en el campo de la salud, en sus ámbitos de influencia. Para ello, cada dos años la ALANAM realiza una reunión de todos sus países miembros,  integrada por  sesiones de trabajos científicos, de investigación o gremiales sobre temas elegidos en la reunión precedente, y por una sesión del Consejo Directivo integrado por el Presidente de la Academia de cada país miembro o su delegado, sesión que es presidida por el Presidente de la Academia del país en que se realiza la reunión. En estas reuniones se concertan  las respectivas experiencias y criterios sobre temas médicos de importancia y actualidad para que, en su calidad de organismos consultores, las Academias asesoren a sus respectivos Gobiernos Nacionales. A pesar de que por mandato legal, el Ministerio de Educación y Cultura debe dotar a la Academia “de los medios materiales para su funcionamiento”, hasta ahora no la proveyó de  una sede propia, ni de recursos económicos suficientes para realizar sus múltiples funciones. Sin embargo, gracias al entusiasmo y las colaboraciones económicas de sus integrantes, a la  Fundación de Apoyo a la Academia Nacional de Medicina (FAANAM), a la Comisión Honoraria de la Lucha Antituberculosa y Enfermedades Prevalentes en cuya sede  funciona la Academia desde el comienzo de sus actividades, y al apoyo puntual a algunas actividades recibido de diversas empresas y organizaciones vinculadas a las actividades médicas, la Academia pudo funcionar en forma regular. Realizó de este modo una amplia y variada gama de actividades, unas internas y otras públicas,  para el cumplimiento de los fines que le marcan su Ley de creación y su Estatuto: reuniones plenarias. reuniones de comisiones y grupos de trabajo. conferencias, coloquios y simposios. jornadas de extensión. publicaciones. reuniones conjuntas con la Academia de Medicina de Buenos Aires. concurrencia regular de sus presidentes y delegados a las reuniones de ALANAM. concurrencia de sus delegados a actividades conjuntas con otras organizaciones médicas nacionales. otorgamiento de auspicios. etc. La enumeración completa de las realizaciones de la Academia Nacional de Medicina en sus 37 años de funcionamiento, excede el propósito de esta reseña histórica, por lo que se limita a una mirada panorámica sobre las de mayor trascendencia, agrupadas  de acuerdo a los fines que le asignan su Ley de creación y su Estatuto: 1. Actividades de estímulo al conocimiento y la investigación. Consistió en la actividad científica regular propia, y en el llamado y otorgamiento regular anual o bianual de premios nacionales (Gran Premio Nacional de Medicina; Premios Ministerio de Salud Pública, “El País”, Miguel Mello Aguerre, Laura Rodríguez Juanicó) e internacionales (Fernando Gómez, Víctor y Clara Soriano)  y de otros premios que sólo se llamaron y otorgaron algunos años (Laboratorio Spefar luego denominado Fernando Herrera Ramos; Moro S.A.; Automóvil Club del Uruguay; y por única vez, en 1983, Premio Cincuentenario del Ministerio de Salud Pública). 2. Actividades de integración de la Academia al Movimiento Médico Internacional a través de su sólida vinculación con la de Buenos Aires (con reuniones anuales de alto nivel científico iniciadas en Buenos Aires en 1978, en las que además se hacen homenajes a grandes médicos de ambos países) y con la ALANAM. 3. Actividades para el fomento de la dignidad y la ética en el ejercicio profesional, en las que se destacan: la permanente preocupación por la consideración de los aspectos éticos y de dignidad profesional en el nombramiento de nuevos académicos y en el otorgamiento de auspicios. la discusión de los temas “Deontología, ética y moral médicas” y “Enfoque ético de la costo-eficiencia en la atención médica” en las reuniones conjuntas con la Academia de Buenos Aires de 1986 y 1988. la participación de la Academia en la discusión del tema “Formación integral del médico” en la IX Reunión de ALANAM realizada en 1991 (que recomendó “la creación, en las Facultades de Medicina, de Centros de estudios Humanísticos, que incluyan la Ética como asignatura obligatoria” y que “los estudios médicos deben estar impregnados de Humanismo”). la  elaboración de un anteproyecto de un Código de Ética con el propósito de que tuviera alcance nacional, aprobado por unanimidad por la Academia en julio de 1987,  y la propuesta de un organismo que controle su cumplimiento. En esta área, estas iniciativas  antecedieron en dos décadas al actual Colegio Médico del Uruguay y su Código de Ética. la participación con el aporte de su experiencia y opinión a través de documentos,  muchas veces complementada con la presencia de sus miembros calificados,  cuando se redactó el proyecto de la Ley de creación del Colegio Médico del Uruguay, cuando se organizó su primer acto eleccionario, cuando se redactó el   proyecto de Código de Ética Médica de éste, en la re-organización de la Comisión de Ética de la Investigación en Seres Humanos del Ministerio de Salud Pública, en actividades conjuntas con el Colegio Médico sobre Educación Médica Continua, etc. la realización en noviembre de 2010 de una Jornada sobre “Violencia en la prestación de servicios clínicos” , que contó con el auspicio de dos ministerios, tres facultades, la Organización Panamericana de la Salud, el Sindicato Médico del Uruguay, la Federación Médica del Interior, y dos sociedades científicas. 1. Dar opinión o tomar posición frente a grandes problemas médicos. Entre otros, la Academia lo ha hecho frente a los que se enumeran a continuación, en varios de los que extrajo conclusiones y formuló recomendaciones que elevó a las autoridades correspondientes: Fluoración de la sal. Programas de Salud Bucal. Cólera. VIH-SIDA. Tabaquismo. (simposio organizado  por el Académico Kasdorf que se realizó en la sede del Poder Ejecutivo y contó con la presencia y participación del entonces Presidente de la República, Dr. Julio María Sanguinetti). Asistencia Médica. Masificación del alumnado en la Facultad de Medicina. Trasplantes de Órganos. Proyecto Centro Médico de reconversión del Hospital de Clínicas inserción del mismo en la red Sanitaria Nacional y la formación de recursos humanos para la salud. Hipertensión arterial. La investigación en Biomedicina. Desafíos éticos, legales y sociales. Radio protección. Siniestralidad vial. Vulnerabilidad a desarrollar conductas adictivas. Fuentes bibliográficas: Ac. Navarro Lussich,  Alfredo Pasado, Presente y Futuro de la Academia Nacional de Medicina. Boletín de la Academia Nacional de Medicina del Uruguay  1996; XIV: 31-36. Ac. Sanjinés Bros, Aníbal Realizaciones de la Academia Nacional de Medicina (1976-1996). Boletín de la Academia Nacional de Medicina del Uruguay  1996; XIV: 37-47. Academia Nacional de Medicina del Uruguay  Boletines 1997- 2013 Academia Nacional de Medicina del Uruguay  Actas del Consejo Directivo y de las Asambleas plenarias 1997 -2013 Turnes, Antonio Camilo Fabini (1906-1990) http://www.smu.org.uy/dpmc/hmed/historia/articulos/camilo_fabini.pdf Wilson, Eduardo, Mañé Garzón, Fernando Américo Ricaldoni. Artífice de la medicina uruguaya Montevideo. Ediciones de la Plaza 2010
· · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · Número de sitial Ocupado por el Académico … … desde el año 1 Alfredo RAMÓN GUERRA  1976 José L. PEÑA  1994 2 Eduardo PALMA  1976 Milton MAZZA  1996 Francisco CRESTANELLO  2009 3 Fernando HERRERA RAMOS  1976 Roberto PUENTE		 1991 4 Ciro JAMANDREU  1976 Orestes FIANDRA  1996 José GRÜNBERG  2012 5 Rodolfo TÁLICE  1976 Eva FOGEL  1999 6 Juan MACKINNON  1976 Fernando MUXI  1996 Humberto CORREA  2003 Elena FOSMAN  2012 7 Federico SALVERAGLIO  1976 José B. GOMENSORO  1986 Fernando OREGGIA  1989 Luis GARCÍA GUIDO  2007 8 Fortunato RAMÍREZ  1976 Raúl DI BELLO  1986 Luis A. PRADERI  1989 Celso SILVA  1997 9 Manlio FERRARI  1976 José H.LEBORGNE  2005 Carlos SALVERAGLIO  2010 10 Roberto CALDEYRO BARCIA  1976 Gaspar CATALÁ  2000 Nelson MAZZUCHI  2009 11 Héctor BAZZANO  1982 José PORTILLO  1986 Raúl VIGNALE  1996 Carlos GÓMEZ FOSATTI  2004 José E. PONS  2011 12 Ciro PELUFFO  1976 Antonio TURNES  2010 13 Bartolomé FUSTER  1982 Daniel MURGUÍA  1986 Enrique PROBST  2004 14 Jorge LOCKHART  1982 Fernando MAÑÉ GARZÓN  1998 María Teresa ROTONDO  2009 Omar FRANÇA  2013 15 Carlos SANGUINETTI  1982 Antonio BORRÁS   1986 Luis CARRIQUIRY  2013 16 Oscar GUGLIELMONE  1982 Eduardo TOUYÁ  1999 Juan C. BAGATTINI  2008 17 Héctor MAZZELLA  1982 Jorge VERCELLI  2004 Carmen ÁLVAREZ  2011 18 Alfredo NAVARRO  1982 Elbio ZEBALLOS  1998 Gloria RUOCCO  2005 19 Mario RIUS  1982 Aníbal SANJINÉS  1986 Mario MEDICI  2007 20 Walter SUIFFET  1982 Roberto DE BELLIS  1996 Henry COHEN  2008 21 Miguel MELLO AGUERRE  1982 Félix LEBORGNE  1996 Carlos ROMERO  2010 22 Helmut KASDORF  1982 Roberto QUADRELLI  2000 23 Dante TOMALINO  1986 Jaime POLTO  1998 24 Máximo DRETS  1986 Eduardo WILSON  2010 25 Juan C. ABÓ  1986 Juan BONIFAZIO  2003 Mario VARANGOT  2012 26 José PIÑEYRO  1986 Dante PETRUCCELLI  2003 27 Ramón NEGRO  1986 Hernán ARTUCIO  2005 28 José BLASIAK  2005 Hamlet SUÁREZ  2013 29 Guido BERRO  2005 30 Asdrúbal SILVERI  2011 31 Pablo MUXI  2013 32 Oscar CLUZET  2013 33 Augusto MÜLLER  2013 34 Omar MACADAR  2014 35 Néstor MACEDO  2014 36 No ocupados 37 38 39 40 Raúl PRADERI  2014 Ricardo POU FERRARI 2015 Pablo AMBROSINI 2016 Enrique BARRIOS 2015 Graciela LAGO 2014 Ricardo BERNARDI 2016